fbpx

Suscríbete GRATIS a nuestro newsletter, leído diariamente por mas de 1 millón de hispanoablantes y las celebridades top

Loading
Spread the love

Comer pescado es una tradición familiar en todo el mundo. A decir verdad, aporta gran cantidad de nutrientes que van desde el omega 3 hasta el fósforo. La ingesta de distintos peces ayuda a mejorar el estado de salud. En primer lugar, es ideal para el desarrollo cerebral. Por otra parte, reduce el colesterol.

Además, este alimento tiene grasas saludables y mejora las defensas notoriamente. Sin embargo, el pescado posee gran cantidad de mercurio. Por esta razón, hay excepciones en las que no se recomienda su consumo. Este elemento químico causa daños en pulmones, sistema inmune, nervioso y digestivo.

Ahora bien, para que haya un efecto importante, es indispensable un consumo excesivo de pescado. Por ejemplo, no es bueno comer atún todos los días por este motivo. Sobre todo, el atún de aleta roja. En general, hay riesgos que debes considerar para incluir pescado en tu dieta sin afectar tu salud.

Índice de contenidos

10 Riesgos De Comer Pescado Para La Salud

  1. Bacterias: pescados con gran aporte de grasa como la caballa, tienen que cocinarse frescos. Si se refrigeran por tiempos prolongados, producen bacterias. El riesgo de esto es la posibilidad de contraer intoxicación por histamina.
  2. Hepatitis: ciertos moluscos extraídos de aguas contaminadas causan hepatitis. Además, generan daños graves a nivel estomacal. Cualquier alimento contaminado causa esta enfermedad.
  3. Metales pesados: los peces grandes acumulan metales pesados como el mercurio. Este material es tóxico para la salud y afecta el sistema nervioso en niños. Por ello, las embarazadas deben evitar comer pescado. Es aconsejable optar por pescados sin mercurio para embarazadas.
  4. Veneno: sin duda este es el peor de los riesgos de comer pescado. El pez globo pese a ser consumido en algunos países, es mortal. Este animal produce veneno que acumula en toda su piel y vísceras. De hecho, actualmente su ingesta está prohibida en la UE.
  5. Cáncer de piel: algunas investigaciones aseguran que el consumo de pescado causa melanoma. De acuerdo con esto, el riesgo alcanza hasta un 22% en comparación con quienes no comen pescado. Además, quienes comen pescado diariamente tienen riesgo de un 28%. La explicación de esto es la presencia de arsénico, mercurio y otros agentes contaminantes.
  1. Hemorragia digestiva: esto tiene que ver con el consumo de pescado sin cocción. Pese a que el salmón se puede comer crudo, hay que evitar esta práctica a toda costa. Asimismo, con cualquier otro tipo de pescado. El nivel de peligrosidad varía de forma individual.
  2. Problemas en el medio ambiente: este aspecto afecta también la salud. Es decir, no todos los pescados son aptos para una dieta balanceada. Por ello, si se extraen del hábitat natural los peces con mayor aporte de Omega 3, se agotarán las reservas. En tal sentido, la disponibilidad en el futuro será cada vez menor.
  3. Hiperuricemia: esta condición se trata de la acumulación de ácidos grasos en exceso en la sangre. Quienes sufren este padecimiento, deben reducir el consumo de pescados como el azul. El motivo es su alto contenido de purinas que agravan la enfermedad.
  4. Anisakiasis: esta enfermedad es causada por el gusano Anisakis. Su predominancia es en especies como calamares, pulpo y crustáceos. Comer pescado crudo o con poca cocción contaminado con la bacteria es potencialmente peligroso.
  5. Alergias: es posible presentar alergias ante la proteína del pescado. No todas las personas lo padecen. Sin embargo, cuando ocurre hay reacciones alérgicas que se muestran en la piel o síntomas respiratorios.

A Nuestros Lectores Les Interesó: “Arepa Venezolana: Como Prepararla En Casa”

¿Cómo elegir un buen pescado?

La elección del mejor pescado para la salud depende de muchos factores. Hay ciertos criterios a tener en cuenta para evitar problemas en la salud. los más importantes son:

  • Asegúrate que el pescado brille y los ojos no estén hundidos. La escama debe ceñirse. Además, fíjate en la firmeza de la carne. Bajo ningún concepto, debe olor mal o a yodo. El aroma de un buen pescado es a mar.
  • Compra en lugares en los que se mantenga el pescado en hielo.
  • Comprar un pescado entero tiene sus ventajas. Por ejemplo, sirve la cabeza de salmón para caldo. Pero piensa qué tan rápido cocinarás la pieza para evitar congelarla por muchos días.
  • Comer pescado ahumado en exceso favorece la aparición de células cancerígenas.

Conclusiones

El consumo de pescado representa riesgos para la salud en casos puntuales. Realmente, su ingesta moderada es positiva en muchos aspectos. Es necesario elegir un buen pescado, fresco y evitar congelar por gran cantidad de tiempo. Al mismo tiempo, considerar si hay factores de riesgo como, por ejemplo, el embarazo.

FAQ – Preguntas Frecuentes

¿Puedo comer anchoas embarazada?

La respuesta es no. Cualquier tipo de pescado crudo está contraindicado en la gestación. Tampoco es recomendable comer salmón ahumado estando embarazada. Durante el embarazo es mucho mayor el riesgo de contraer enfermedades bacterianas como la toxoplasmosis.

¿Se pueden congelar las sardinas?

Si se pueden congelar. Desde su compra, se conservan sin problema en el refrigerador hasta tres días. Si quieres congelar, no hay problema. Usa bolsas de congelación y luego descongela paulatinamente. Ahora bien, ten presente que, tras congelarlas, no tendrán la misma textura que frescas.

¿Cuándo hay que evitar comer pescado?

Los casos son excepcionales. Por ejemplo, quienes sufren de hiperuricemia. En el caso de los niños, se puede incluir en la dieta de forma esporádica. Sin embargo, hay que evitar ofrecer peces con alto contenido de mercurio. Por lo general, son pescados grandes como el atún.

¿Qué es mejor pescado o carnes?

A decir verdad, el pescado es más saludable. No obstante, todos los tipos de carnes son esenciales para mantener una dieta equilibrada.

Recuerda que este artículo es meramente informativo y no tenemos facultad para recetar tratamientos, lo mejor es visitar a tu médico o un nutricionista y ¿por qué no? Coméntale sobre lo que leíste aquí y no te quedes con las dudas.

Si te gustó este artículo compártelo en tus redes sociales para que tus amigos y familiares lo disfruten también. No te olvides de seguirnos en Facebook e Instagram

Enlaces Útiles – Webs Amigas:


Spread the love